torticolis muscular congenita

Tortícolis Muscular Congénita

Definición

La tortícolis muscular congénita es aquella deformidad del cuello, relativamente frecuente, que se presenta en el recién nacido o que se manifiesta durante los dos primeros meses de vida.

Generalmente es un daño que se ha causado a un músculo del cuello llamado esternocleidomastoideo y que puede suceder antes o durante el parto.

El musculo esternocleidomastoideo comúnmente abreviado ECOM, está situado a los lados del cuello y se extiende desde el manubrio esternal (parte superior del esternón) y el tercio medial o interno de la clavícula hasta la apófisis mastoides y la línea nucal superior del hueso occipital

 

Tortícolis Muscular Congénita

 

La contracción prolongada de estos músculos hace que la cabeza del bebé se encuentra inclinada hacia un lado y la barbilla apunta hacia el lado contrario. El bebé no quiere mover la cabeza hacia el lado sano porque le duele.

La Tortícolis se presenta en un 0.4 % de todos los nacimientos.

Causa

Podemos hablar de varias teorías que explicarían el origen de esta patología:

  • Puede deberse a una mala posición dentro del útero de la cabeza del bebé,lo que provocaría que se contrajera el músculo (esternocleidomastoideo) y, como consecuencia, que este músculo se engrosara (fibrosis) y acortara.
  • La fibrosis y el acortamiento del músculo podrían deberse también a una alteración en la irrigación sanguínea del propio músculo durante el embarazo (la arteria que lleva sangre al músculo está comprimida).
  • La causa podría también ser que los músculos del cuello (esternocleidomastoideo principalmente) se estiraron demasiado durante el parto a la salida de la cabeza, causando un hematoma que cuando se reabsorbe deja una cicatriz (tejido fibroso) que acorta y resta flexibilidad al músculo y esto hace que la cabeza se incline hacia un lado.

 

Síntomas

Los bebés nacidos con Tortícolis pueden aparentar estar perfectamente sanos, pero en unos días podemos notar que el niño siempre tiene la cabeza inclinada hacia el mismo lado y que le cuesta girar hacia el otro lado.

  • En ocasiones podemos notar un bultito como una oliva en el esternocleidomastoideo durante los 3 primeros meses de vida.
  • A menudo el niño presenta una asimetría facial con un ligero aplanamiento del lado lesionado que en ocasiones puede persistir a pesar de la corrección de la tortícolis.
  • Puede provocarse una disminución del campo visual del ojo contra lateral al no permanecer ambos ojos en un plano horizontal.
  • Los movimientos de los músculos del cuello, particularmente los del estrenocleidomastoideo, están muy disminuidos.
  • Hay elevación del hombro en el lado afectado.
  • Puede haber dolor de cabeza y dolor cervical aunque no es muy frecuente.
  • En los bebés más grandes el músculo se endurece (fibrosis) y la cabeza se inclina hacia ese lado, la fibrosis restringe la rotación de la cabeza y la flexión lateral del cuello.

Tortículis infantil congénita 2

 

Diagnostico

El médico debe palpar el músculo de principio para poder determinar si hay un área endurecida (con fibrosis) o si es todo el músculo el que está afectado.

Hay otras causas de tortícolis que conviene descartar como por ejemplo las asociadas con luxaciones de los huesos de la columna vertebral, con hemivértebras o con alteraciones neurológicas. En este tipo de tortícolis el cuello está más rígido y resiste cualquier intento de corregirlo pasivamente. La tortícolis muscular en cambio, puede, hasta cierto punto, ser corregida pasivamente.
Si existen dudas el médico podrá solicitar varias pruebas diagnósticas tales como:

  • Radiografías para determinar si hay anomalías en los huesos del cuello y los hombros o fracturas de clavícula asociadas.
  • Ecografías que le permiten al médico ver el grado de aumento del músculo.
  • Resonancia magnética.
  • Los estudios de las células musculares en el laboratorio pueden encontrar que el tejido fibroso es maduro y esto demuestra que el daño se inició antes del nacimiento del bebé.

Otro dato a tener en cuenta es que el 20% de los niños con tortícolis muscular congénita presentan de forma asociada algún grado de luxación congénita de cadera. Por esta razón es muy importante hacer también una exploración minuciosa de la cadera del bebé, incluyendo una ecografía a las 6 semanas para descartar esta posibilidad.

Tratamiento de fisioterapia

Comenzaremos en cuanto se detecta la deformidad, es decir, recién nacido o en los primeros meses de vida.
Los fisioterapeutas enseñaremos a los padres estos ejercicios de modo que lo realicen 4 ó 5 veces al día durante 15 minutos.
Como preparación intentaremos que el niño se relaje colocándolo sentado sobre nuestras piernas e imprimiéndole movimientos de bamboleo y desplazamientos laterales. Añadimos maniobras de masaje como amasamientos o vibraciones para lograr disminuir el tono muscular por inhibición de los husos neuro- musculares.

A continuación realizaremos unos ejercicios de estiramiento que tienen que ser realizados por dos personas, de forma que una realiza las movilizaciones de cuello y la otra estabiliza los hombros para evitar compensaciones.

Cuando el bebé tiene una tortícolis derecha, es decir, el cuello se inclina a la derecha y la barbilla señala a la izquierda, los ejercicios consistirán en, con el bebé boca arriba y la cabeza fuera de la camilla, llevar la oreja izquierda hacia el hombro izquierdo y después la barbilla hacia el hombro derecho mientras realizamos un amasamiento en sentido longitudinal de las fibras del ECOM para conseguir que se estire mejor el músculo.

Si la evolución es satisfactoria, a los pocos meses la corrección será completa pero es necesario que se le haga un seguimiento largo, de más de un año, para evaluar el grado de deformidad que tenga la cabeza.

 

Tortículis infantil congénita 3

 

 

Tratamiento postural

 

–                    Situación de la cuna: el niño debe recibir los estímulos, (ya sea la luz de la ventana o los sonidos a través de la puerta) siempre en el sentido de la corrección de la deformidad. Lo mismo ocurrirá cada vez que utilicemos los juguetes o cualquier estímulo verbal o visual. Así obligaremos al bebé a voltear o girar la cabeza si quiere verlos o vernos.

–                    Conviene cambiar regularmente la posición del niño evitando posturas incorrectas.

–                    Cuando esté despierto y boca arriba colocaremos una almohadilla o apoyo blando sobre el lado homolateral a la contractura (del mismo lado) para que eleve la cabeza en relación al entorno.

–                    A la hora de llevarlo en brazos conviene que coloquemos al niño con la cabeza girada en el sentido contrario a la deformidad e intentar mantenerlo con nuestro mentón.

–                    Debemos procurar darle el pecho del lado contralateral de la madre para que la posición sea la correcta. Cuando le dé de mamar del mismo lado del ECOM lesionado, la madre deberá adelantar el pezón para que éste lo busque en corrección.

Debemos continuar con el tratamiento hasta que la tortícolis se haya resuelto completamente, hasta que el movimiento del cuello y de la cabeza se hayan normalizado

Los niños que hacia el año de edad no han respondido de forma adecuada al tratamiento o han sido diagnosticados con retraso, pueden necesitar un tratamiento quirúrgico, que consiste en un alargamiento del músculo esternocleidomastoideo.

Complicaciones

Los efectos secundarios de una Tortícolis NO tratada incluyen:

  • Asimetría facial (plagiocefalia) y achatamiento de la cara que puede llegar a ser permanente.
  • Falta de desarrollo de los huesos de la cara o hipoplasia facial (inhibición del crecimiento de la mandíbula y del maxilar superior debidos a la inactividad muscular).
  • Problemas musculares y óseos en todo el cuerpo que incluyen elevación del hombro, escoliosis (desviación) en las vértebras del cuello y del torax y pérdida de la actividad de los otros músculos del cuello.

Pronóstico

Cuando la deformidad se descubre en el recién nacido o durante los primeros meses de vida y el tratamiento mediante manipulación y ejercicios de estiramiento se inicia inmediatamente, la evolución suele ser muy buena. En el 90% de los bebés se consigue la corrección completa sin deformidades residuales.

 

Bibliografía

 

http://infogen.org.mx/torticolis-congenita-muscular-cuello-torcido/