tratamiento cadera

Tipos de fracturas de cadera

Hoy vamos a hablaros de las fracturas de cadera, muy frecuentes en ancianos, y de los diferentes tipos que existen.

Recordemos que la articulación de la cadera está formada por la unión de la cabeza femoral (con forma de esfera) con el hueso de la pelvis, en un lugar llamado acetábulo.

A pesar de ser un hueso muy fuerte, la región del cuello femoral es muy susceptible a las fracturas, especialmente en mujeres mayores con osteoporosis. Traumatismos en la región de la cadera causados por caídas son las principales causas de fractura del cuello femoral.

 

fractura típica en ancianos

fractura típica en ancianos

A diferencia de otras fracturas óseas, la fractura de la cadera es un cuadro mucho más serio y complicado. No basta con inmovilizar el hueso hasta que consolide. Será necesario tratamiento con cirugía, mediante placas, tornillos o prótesis metálicas, y la recuperación completa es muy lenta y puede durar varios meses.

Tipos

Ante una fractura de cadera uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta es diferenciar si la fractura es intracapsular o extracapsular. Esto es así porque en el caso de las primeras existirá un mayor riesgo de necrosis avascular, mayor probabilidad de que aparezca pseudoartrosis (o mala formación del callo óseo) y como consecuencia, tendrán un peor pronóstico que en las fracturas que ocurren fuera de la capsula articular, cuyo mayor complicación será la importante hemorragia que suele acompañarlas.

Dentro de las fracturas intracapsulares tendremos fracturas capitales o de la cabeza femoral, fracturas subcapitales y fracturas transcervicales. Vamos a explicar un poco cada una de ellas.

– Fracturas de la cabeza femoral

Frecuentemente resultan de impactos de alta energía.Pueden además asociarse a luxación de la cadera y fractura del cuello femoral. Son comunes en los accidentes de tráfico.

accidentes de tráfico causantes de fracturas de cabeza femoral

accidentes de tráfico causantes de fracturas de cabeza femoral

Según la clasificación de Pipkin, tendremos:

-Tipo I: El trazo de fractura estará por debajo del ligamento redondo. No va a coincidir con zona de apoyo
-Tipo II: En esta ocasión el trazo de fractura ya está por encima del ligamento redondo y comprometerá la zona de apoyo.
-Tipo III: Se corresponde con un Tipo I o II con fractura asociada del cuello femoral. Mal pronóstico.
– Tipo IV: Cualquiera de las anteriores tipos de fractura con fractura asociada del acetábulo.

El tratamiento en las fracturas tipo I y II consistirá en eliminar los fragmentos más pequeños y se fijan los fragmentos más grandes con tornillos. En los tipos III y IV se colocará una prótesis cefálica.

– Fracturas subcapitales y transcervicales o del cuello femoral.

Ambas presentan un gran riesgo de necrosis avascular que será mayor cuanto más separados estén los fragmentos. En general se deben a caídas en personas mayores con huesos osteoporóticos o fracturas en huesos patológicos, como por ejemplo, en tumores.
El tratamiento consistirá en la reducción y fijación interna de los fragmentos mediante clavos DHS, clavos de Knowles, clavo gamma…

– Fracturas intertrocantéreas.

Se ubican entre el trocánter mayor y menor, son las más frecuentes del fémur proximal y habitualmente ocurren en pacientes de mayor edad por lo que, asociado a las enfermedades concomitantes, tienen alta morbi-mortalidad. Aún tratándose de fracturas intracapsulares, se comportan como extracapsulares porque las arterias circunflejas ya han entrado y rara vez van a comprometer la irrigación de la cabeza del fémur. Por esta razon el riesgo de necrosis es mínimo y un tratamiento quirúrgico precoz tiene en general buenos resultados.

– Fracturas pertrocántereas (extracapsulares)

El trazo de fractura va por la parte distal de la línea intertrocantérea, de un trocánter a otro. Si nos encontramos una fractura aislada del trocanter mayor puede ser por contracción violenta del gluteo mediano. Si la fractura fuera del trocanter menor, el causante podría ser el psoas iliaco.

– Fracturas subtroncantéreas (extracapsulares)

Son habitualmente fracturas asociadas a gente más joven en relación a las fracturas antes mencionadas. Son producidas por traumatismos de alta energía.