SÍNDROME DOLOROSO REGIONAL COMPLEJO

Es una enfermedad osteomuscular crónica (de larga duración) rara que se caracteriza por un dolor intenso, ardiente, espontáneo y a la palpación de la región afectada, que suele ser la parte distal de una extremidad.

Se produce una hiperactividad del sistema simpático, de causa desconocida. Como desencadenantes puede haber: infecciones, afecciones de la columna, trastornos idiopáticos, lesiones neurológicas, enfermedades cardiovasculares o, más frecuentemente, un traumatismo o una cirugía previa.

Con esta hiperactividad simpática, se desarrolla una hipersensibilidad cutánea al tacto y a las temperaturas calientes o frías, así como alteraciones en la pigmentación, temperatura y niveles de sudoración de la piel. Puede generar desgaste óseo u osteoporosis en las articulaciones afectadas, pérdida de pelo y/o cambios ungueales.

Diferenciamos dos tipos de SDRC:
de tipo 1: distrofia simpático refleja o síndrome de Südeck, en el que no se identifica ninguna lesión nerviosa y representa el 90% de los casos clínicos.
de tipo 2: causalgia, con lesión nerviosa. De peor pronóstico.
La mejora espontánea es lenta y se extiende a varios meses. Factores psicológicos como ansiedad o depresión pueden empeorar la enfermedad.

En cuanto se detectan los primeros síntomas de algodistrofia, es importante frenar la progresión de la enfermedad comenzando con un tratamiento tanto medicamentoso como fisioterápico que tendrá como objetivo primordial limitar los dolores. Habitualmente el tratamiento médico consiste en analgésicos, antiinflamatorios no esteroideos y hasta, antidepresivos.
La fisioterapia y balneoterapia (si es posible) son de vital importancia. Por causa del dolor intenso, el paciente con esta patología anula el miembro afectado, dejando de moverlo y usarlo en sus actividades cotidianas. El fisioterapeuta deberá tener una cautela extrema al realizar la terapia, ya que si ésta es intensamente dolorosa, el sistema nervioso lo asumirá como otro estímulo nocivo y ayudará a perpetuar aún más el dolor. Es por esto que en fase aguda donde la alodinia es preponderante, los objetivos terapéuticos deberán estar enfocados a la analgesia con uso de corriente (TENS o corriente diadinámica), control del edema y evitar retracciones con movilizaciones pasivas a tolerancia, evitando el dolor extremo. A medida que la distrofia retrocede, se podrá buscar la movilización en el rango articular completo e ir añadiendo resistencia al movimiento progresivamente.