Sindrome del Piramidal

El síndrome del piramidal o piriforme es una condición en la cual el músculo piramidal sufre una contractura o espasmo, e irrita el nervio ciático que pasa por debajo. Esto causa dolor en la región glútea y puede incluso dar lugar a dolor referido en la parte posterior y distal del muslo. Los pacientes se quejan a menudo de dolor profundo en de la cadera las nalgas. Este síndrome también se le conoce como pseudo-ciática o falsa ciática, porque aunque no se vea afectada la raíz del nervio en su origen en L4, L5, S1 y S2, si presenta una sintomatología parecida.

El músculo piramidal es un músculo que se encuentra por debajo de los músculos glúteos, se trata de un músculo muy profundo que se inserta en el hueso sacro y en la parte postero-superior del fémur, este músculo es uno de los principales rotadores externos de cadera y tiene además una función abductora de la cadera. Su principal función es la de aportar estabilidad a la pelvis.

Causa el síndrome del Piramidal

El síndrome del Piramidal es causado predominante por un acortamiento o una contractura del músculo piramidal provocadas por sobrecarga (p. ej. mala praxis deportiva), insuficiencias biomecánicas (p. ej. escoliosis o dismetría anatómica de los miembros inferiores, disfunciones pélvicas o sacras) o traumatismos (p. ej. caída sobre la nalga). En otras ocasiones se desconoce la causa por la cual el piramidal comienza a irritar el nervio ciático; el caso es que cuando este músculo sufre un espasmo comprime el nervio ciático contra la pelvis ósea.

Síntomas del Síndrome del Piriforme

Lo más frecuente es que los pacientes describan una sensibilidad aguda en las nalgas y un dolor similar a la ciática que desciende por la espalda hasta la parte posterior del muslo, pantorrilla y pie. Los síntomas típicos del síndrome del piriforme pueden incluir:

  • un dolor sordo en las nalgas
  • dolor que desciende por la parte posterior del muslo, pantorrilla y pie (ciática)
  • dolor al subir escaleras o pendientes
  • mayor dolor después de estar sentado mucho tiempo
  • rango de movilidad reducido en la articulación de la cadera

Los síntomas del síndrome del piriforme con frecuencia empeoran después de estar sentado mucho tiempo, caminar o correr, y pueden mejorar después de acostarse sobre la espalda.

Tratamiento

El objetivo del tratamiento debe ser eliminar las causas que favorecen el espasmo muscular, explicando al paciente cómo evitar su contractura en el desarrollo de actividad física, en el trabajo, y en cualquier actividad que pensemos que puede ser la causa de la sobrecarga del músculo piramidal, o bien, que perpetúe su espasmo.

 

estiramiento del musculo piramidal

estiramiento del musculo piramidal

Por otro lado, y fundamental en el tratamiento, es relajar el músculo piramidal. Para ello debemos:

  • Tratar la contractura muscular con técnicas no invasivas de presión de los puntos gatillo miofasciales, y en el caso de ser necesario, de forma invasiva con punción seca.
  • Masaje de descarga revisando el resto de musculatura de la cadera (glúteos, musculatura pelvitrocantérea, isquiotibiales).
  • Estiramientos de forma pasiva, asistida y/o activa en consulta del músculo piramidal y musculatura afectada, y enseñanza de dichos ejercicios para casa de forma precisa, específica y pautada.
  • Revisar las estructuras óseas donde se inserta el músculo, ya que por afectación de su movilidad y biomecánica pueden causar tensiones en el músculo. De esta forma, hay que revisar sacro, articulaciones sacroiliacas, pelvis en general, fémur.
  • Calor seco, manta electrica (no mas de 15 minutos) que ayuda a relajar el musculo.