rodilla 2

Sindrome de Hoffa

La enfermedad de Hoffa, también llamada síndrome de Hoffa-Kastert o síndrome de la almohadilla grasa infrarrotuliana, es una enfermedad de la rodilla que consiste en la inflamación crónica de la zona de grasa situada por detrás del tendón rotuliano y debajo de la rótula. El tejido graso que se afecta se llama grasa infrapatelar o almohadilla grasa de Hoffa.

Teóricamente, se cree que por su localización anatómica contribuye a aumentar el espacio sinovial y por lo tanto mejora la lubricación de la rodilla, pero su función aún es incierta.  La compresión de esta bolsa adiposa durante la flexoextensión repetida de la rodilla puede provocar su inflamación. Se han establecido como posibles causas traumatismos agudos sobre la rodilla, así como microtraumatismos y sobreuso. Estas lesiones conducen a inflamación aguda e hipertrofia de la grasa, que predispone a un mayor “pinzamiento” de la estructura. Se establece entonces un círculo vicioso que se traduce a largo plazo en necrosis y posterior sustitución por tejido fibrótico o incluso osificación.

Diagnóstico

1.  Factores de riesgo

Es más frecuente en las mujeres jóvenes y en atletas. Provoca síntomas clásicos confundibles con la descripción de dolor femoropatelar, ya que manifiestan dolor en la cara anterior de la rodilla al subir y bajar escaleras.

Es referido por el paciente como una sensación de “dolor”, de tipo “punzante”, diferente a las manifestaciones de dolor muscular. En algunos individuos el dolor puede extenderse desde el lado interno del tendón rotuliano hasta el muslo y la ingle.

2. Exploración física

Puede existir un menor rango articular, crepitación, derrame articular moderado con especial hinchazón próxima al tendón rotuliano.

Puede confirmarse mediante el test de Hoffa, que se realiza con el paciente tumbado boca arriba con flexión de rodillas y caderas de 90º. Será positivo si la presión en los laterales del tendón rotuliano duele mientras llevamos la rodilla a extensión.

La radiografía de la rodilla a menudo es normal y una RMN no siempre aporta la confirmación del diagnóstico. De todas formas, sí que puede verse en otros muchos casos como en esta radiografía o en esta resonancia.
Una artroscopia, técnica que utiliza una cámara y que permite la exploración visual directa de la articulación, puede mostrar la inflamación y la proliferación anormal del tejido graso.

Tratamiento

Se propone en primer lugar el tratamiento conservador, consistente en hielo, fisioterapia y antiiflamatorios no esteroideos, junto con reposo/inmovilización.

Dentro de la fisioterapia se propone:

  • Taping para descargar o acortar la grasa de Hoffa inflamada.
  • Ejercicios de cuádriceps en cadena cerrada (sentadillas) para mejorar el control del miembro inferior y la congruencia femoropatelar.
  • Fortalecimiento del glúteo medio/estiramiento de la cadena anterior para evitar las fuerzas de valgo y rotación interna de caderas.
  • Reentrenamiento de la marcha.
  • Evitar actividades en hiperextensión de rodilla.

Puede ser útil también la inyección de corticoesteroides en la grasa de Hoffa. En caso de que falle el tratamiento conservador o si el dolor se ha cronificado, se realiza la resección artroscópica del paquete adiposo.