Riesgos de realizar las tareas del hogar

Mantener una postura correcta, atendiendo a los movimientos repetitivos que conlleva realizar tareas del hogar, así como valerse de los accesorios adecuados, es fundamental para prevenir y evitar lesiones muscoloesqueléticas en casa. Tareas tan sencillas y rutinarias como hacer la cama, cocinar o limpiar los cristales pueden desencadenar problemas a nivel articular, tendinosos, ligamentoso y muscular, bien por su mala ejecución o por tratarse de movimientos repetitivos.

Desde la fisioterapia advertimos que las posturas incorrectas y los movimientos repetitivos que se producen al hacer labores cotidianas como barrer, limpiar o levantar pesos, pueden provocar traumatismos en los brazos, piernas manos y espalda. Además, aunque todos estamos expuestos a sufrir lesiones al realizar estas tareas, son los niños y las personas mayores las más vulnerables, ya que pueden sufrir una pérdida del control del equilibrio junto con las dificultades a la hora del movimiento.

Entre las patologías más destacadas que se pueden producir en el hogar encontramos patologías en musculatura extensora de muñeca, como consecuencia de limpiar muebles o recoger objetos repetitivamente.

Por lo que para evitar estas posibles lesiones recomendamos tener una buena higiene postural. Por ejemplo, a la hora de fregar platos y planchar es aconsejable poner en el suelo un apoyo de unos 10 cm de alto que permita ir poniendo un pie encima e ir cambiándolo para no sobrecargar la columna y concentrar el máximo peso sobre las piernas. Para fregar el suelo, es recomendable que la longitud de la fregona o cepillo sea lo suficientemente alta para que no sea necesario agacharse. Otro claro ejemplo lo encontramos a la hora de seleccionar la ropa que queremos meter en la lavadora, cuya postura correcta sería sentarse en el suelo directamente. Y por supuesto a la hora de recoger algo puntual del suelo, siempre es mejor flexionar las rodillas que flexionar nuestra espalda.

Con esto concluimos, que a la hora de realizar movimientos, siempre es mejor realizar un movimiento dinámico y global del cuerpo para no sufrir lesiones “domésticas”.