sacroileitis

¿Qué es la sacroiliitis?

La sacroiliitis es una inflamación de la articulacion sacroilíaca. Antes de nada decir que la articulación sacroilíaca es la que une al hueso sacro y al hueso ilion (que pertenece al coxis). Ambos huesos están unidos por sus correspondientes ligamentos. En el cuerpo humano podemos encontrar dos de éstas articulaciones, una en cada lado (izquierda y derecha)

La sacroiliitis puede ser difícil de diagnosticar, ya que puede confundirse con otras causas de dolor lumbar. La sacroiliitis pertenece a un grupo de enfermedades que causan artritis inflamatoria de la columna. El tratamiento de la artritis puede ser una combinación de descanso, fisioterapia y medicamentos.

Síntomas

La sacroiliitis puede causar dolor en la parte lumbar e incluso puede extenderse a las caderas, las nalgas, la pelvis o incluso hacia los muslos. Sus síntomas más comunes pueden ser el dolor al subir escaleras o permanecer de pie durante un tiempo considerable, por ello se siente alivio al acostarse, descansar y liberar de tensión dichas las articulaciones.

Hay dolor al tacto: en algunas ocasiones la sacroiliitis produce dolor con tan solo presionar la zona afectada.

Se siente calor en la zona de la pelvis que incluso en algunas ocasiones puede volverse en sensación de quemazón.

También hay dificultad de realizar ciertos movimientos como agacharnos o alargar los pasos excesivamente. En definitiva, cualquier movimiento que haga trabajar a las articulaciones sacroilíacas.

Causas:

Destacan cuatro fundamentalmente,

La artritis: la artritis es una enfermedad que causa disfunción, inflamación y dolor en diversas articulaciones del cuerpo. Cuando afecta a la articulación sacroilíaca, los cartílagos que intervienen en la misma se desgastan considerablemente y los huesos empiezan a rozarse entre sí, siendo la principal causa del dolor.

El embarazo: Durante los 9 meses de gestación las dos articulaciones sacroilíacas pueden verse sometidas a presión y perder parte de su tensión.

Traumatismos: cualquier golpe de cierta gravedad o traumatismo en la zona puede dañar alguna de las articulaciones sacroilíacas.

Infecciones: es la causa más rara de sacroiliitis de todas, y en muy raras ocasiones se presenta

Tratamiento:

El tratamiento desde el punto de vista de la fisioterapia y medicina convencional incluye la aplicación de medidas analgésicas y anti inflamatorios además de la realización de masaje transverso profundo tipo cyriax en los ligamentos sacroilíacos, además de la normalización de la estática de la pelvis y la corrección de la habitual rigidez de la pelvis producida en la mayoría de los casos por el aumento de presión dentro de la propia pelvis. También se puede trabajar el tejido blando, los músculos, mediante masoterapia con el fin de relajar la musculatura que trabaja en los movimientos de la articulación sacroiliaca. Muchas veces al haber dolor la musculatura se espasma y presenta una rigidez que puede ser fácilmente corregida.