ptg02472711

¿Qué es el suelo pélvico?

unque cada vez se oye más hablar sobre Fisioterapia del suelo pélvico, ésta sigue siendo a día de hoy una gran desconocida. Quienes creen saber en qué consiste, a menudo tienen una idea parcial de lo que implica, pensando que sólo es necesario acudir a ella después de haber dado a luz o una vez llegada la menopausia.

Comencemos hablando de la musculatura implicada

El suelo pélvico, o periné, no es un concepto nuevo ni un descubrimiento, pero la gran mayoría de la gente nunca se ha parado a pensar en su importancia.

Si bien en la última década cada vez más mujeres -y hombres- han demostrado un interés creciente sobre la salud de esta parte crucial de su cuerpo, con frecuencia sorprende comprobar cómo todavía existe un gran desconocimiento acerca del mismo y cómo los mitos y tabús siguen extendiéndose de forma generalizada.

El suelo pélvico o periné es el conjunto de músculos y tejidos conjuntivos que tapiza la parte inferior de la pelvis. Consta de tres planos, superficial, medio y profundo.

Su principal componente es el músculo elevador del ano, un músculo que cubre la mayor parte de la pelvis. Los órganos pélvicos pueden dividirse en 3 compartimentos: anterior (vejiga y uretra), medio (útero y vagina, próstata y vesículas seminales) y posterior (recto, conducto anal y aparato esfinteriano).

Funciones del periné

El periné posee un gran numero de funciones, muy importantes en nuestra vida diaria, siendo las más significativas:

  • Funciones de continencia: el suelo pélvico controla los esfínteres para una correcta micción y defecación.

  • Función sexual: unos músculos perineales tonificados mejoran la calidad de las relaciones sexuales.

  • Función reproductiva: el periné es el último obstáculo que debe salvar la cabeza del bebé, ayuda a que su cabeza rote y produce una contracción refleja en el útero (reflejo expulsivo) que provoca a la embarazada un deseo de empujar.

  • Función de sostén: el perineo sostiene la vejiga, el útero, la vagina y el recto

La pérdida de la funcionalidad en cualquiera de ellas se puede trabajar con una rehabilitación adecuada basada en ejercicio terapéutico y terapia manual realizada por el fisioterapeuta.

Estas son algunas de las disfunciones del suelo pélvico en las que puede ayudar la fisioterapia pelviperineal:

  • Incontinencia urinaria

  • Urgencia urinaria

  • Polaquiuria (número de micciones muy elevado)

  • Incontinencia fecal o de gases

  • Descenso de órganos (prolapso)

  • Dolor perineal

  • Estreñimiento terminal

  • Durante el embarazo y en el posparto

  • Disfunciones sexuales (dispareunia, vaginismos, disfunción eréctil)