gominolas

Pirámide alimenticia en la dieta mediterránea

Hoy os vamos a hablar de la nueva pirámide alimenticia en la dieta mediterránea, donde encontramos alguna diferencia novedosa.

En el primer escalón encontramos como elementos más importantes un descanso adecuado y una actividad física diaria. Ésto último ayuda a que en general trabajen mejor todos los órganos (hígado, estómago, páncreas…) y así se consigue una desintoxicación más eficiente de las toxinas que ingerimos a diario. Además, realizar frecuentemente ejercicio físico incrementa el gasto energético y controlamos mejor el aumento de peso.

En el segundo escalón encontramos el agua. El 65% del peso corporal es agua (en un bebé dicha proporción puede ser incluso superior y en un anciano inferior). El agua es necesaria tanto para los procesos de regeneración como para los de eliminación de toxinas. Además aporta flexibilidad y elasticidad a los tejidos, especialmente a las articulaciones. Incluso se ha relacionado la deshidratación como una de las causas que favorece la aparición de la deshidratación discal (no en vano los discos intervertebrales están formados por un 70-90% de agua). En una dieta rica en frutas y verduras se debe ingerir alrededor de 1 litro y medio al día. Si hace más calor, se hace deporte o la ingesta de frutas y verduras es menor, se deberá incrementar dicha cantidad.

agua con limon

agua con limón

 

En el siguiente escalón tenemos los alimentos que deberán estar presentes en cada comida principal. Aquí tenemos las verduras, frutas, cereales y sus derivados (preferiblemente integrales). Como recomendación, sería interesante tomar al día unas 3 raciones de verdura, 2 raciones de fruta y una o 2 raciones de cereales integrales.

Así mismo diariamente, con moderación, nos recomiendan la ingesta de frutos secos, semillas, especias, ajo, cebolla, aceite de oliva y los derivados lácteos. Éstos últimos preferiblemente bajos en grasa. Aquí, podríamos recomendar al día unas 3 o 4 cucharadas de aceite de oliva, unos 20 gramos de frutos secos y unas 2 raciones de otros alimentos grasos como aguacate, queso desnatado o queso fresco.

verduras y frutas

verduras y frutas

En los siguientes escalones tenemos los alimentos que debemos comer con una frecuencia semanal, dándole más importancia a los pescados, aves, huevos y legumbres. Con este grupo de alimentos una buena costumbre sería tomar una ración al día de proteína animal, ya sea carne, huevos o pescado (preferiblemente este último), y unas 2 o 3 raciones de legumbres a la semana.

Así mismo, las carnes rojas, embutidos y patatas (por su elevado índice glucémico) se deberían comer ocasionalmente, siendo menos recomendables los productos elaborados a partir de carnes y embutidos (salchichas..etc).

carne roja

carne roja

 

En la cúspide de la pirámide encontramos los dulces, que deberíamos comer ocasionalmente (o intentar eliminar de nuestra dieta).

dulces

dulces

Como dato curioso, el vino aparece en la pirámide, pero fuera en un margen, recomendando un uso moderado.

Espero que os haya resultado útil y cambiéis algunos hábitos para comer más saludablemente.