portada

LESIONES MENISCALES

¿Qué son y para qué sirven los meniscos?

Los meniscos son dos estructuras de fibrocartilago de forma semilunar que se encuentran en la articulación de la rodilla. Están diseñados para mejorar la función articular y se podrían considerar como unas almohadillas cuya función principal es amortiguar y dar estabilidad y también evitar las fricciones entre la cabeza de la tibia y el fémur.

No son los dos iguales. El menisco interno o medial, tiene forma de “C” y presenta fuertes inserciones en la cápsula y los ligamentos. Es el que se lesiona más frecuentemente. El menisco externo tiene más bien una forma de “O” y presenta muchas menos inserciones de la cápsula y ligamentos.

meniscos

 

Causas de las lesiones meniscales

El mecanismo lesional más frecuente es una rotación de la pierna con el pie fijado en el suelo y la rodilla en flexión, muy frecuente en deportes como el fútbol. Otro mecanismo de lesión muy habitual es cuando hacemos una extensión brusca de la rodilla. En este caso la lesión suele ser del cuerno anterior del menisco.

Sin embargo es muy frecuente encontrar pacientes con lesiones meniscales sin referir haber sufrido ese mecanismo lesional. Con el paso de los años los meniscos de van deshidratando y pueden aparecer roturas parciales en otro tipo de gestos más comunes. Hablamos en este caso de roturas degenerativas o provocadas por microtraumatismos.

Tipos de lesiones meniscales

-Desinserciones: en el borde externo del menisco
-Roturas agudas: estas pueden ser longitudinales o en asa de cubo (más frecuentes en el menisco interno), transversales (más del menisco externo), horizontales o pediculadas.
-Roturas degenerativas. Las encontraremos en edades más avanzadas, o en rodillas que hayan sufrido muchos microtraumatismos.

Síntomas

Los síntomas que puede dar una lesión meniscal van a variar dependiendo del tipo de lesión, pero será frecuente encontrar alguno de estos (no tienen por qué aparecer todos):

-Dolor en la interlínea externa o interna.
-Aparición de derrame de instauración lenta.
-Atrofia del cuadriceps (en procesos crónicos o de larga duración).
-Bloqueo de la rodilla, siendo incapaz de flexionar o extenderla
-Sensación de chasquido

Tratamiento

El tratamiento conservador se aplicará sobre todo en desgarros leves o roturas mínimas, aunque también va a depender mucho de la persona, su edad, su ocupación, el dolor e incapacidad que le ocasiona…etc.
En el momento agudo se suele utilizar el protocolo RICE, siendo las siglas de:

R: reposo, casi siempre relativo,no absoluto.
I: “Ice”, o hielo para disminuir la inflamación.
C: compresión para disminuir el dolor y la inflamación
E: elevación del miembro para disminuir también el edema.

A continuación suele ser recomendable visitar al fisioterapeuta que será quien le ayudará a recuperarse mucho más rápidamente y eficazmente de la lesión meniscal, además de indicarle los ejercicios más recomendables para su completa recuperación.

tratamiento
En casos más graves o roturas más importantes se empleará la cirugía. En la mayoría de los casos se realizará una artroscopia donde se limará la zona desgastada o se recortará la zona dañada del menisco, no siendo necesario muchas veces retirar el menisco completo. Es una cirugía donde la recuperación suele ser bastante rápida, siendo posible apoyar el pie ya en los primeros días. La fisioterapia será también en estos casos muy beneficiosa para una correcta recuperación.