down

Fisiterapia en prematuros

El niño prematuro es aquel que ha nacido antes de las 37 semanas completas de gestación. La mayor parte de las muertes neonatales ocurren en recién nacidos prematuros, y la prematuridad es un factor de alto riesgo de deficiencia y discapacidad, con repercusiones familiares y sociales. El parto prematuro se puede provocar por el resultado de diversos factores genéticos, biológicos y ambientales que contribuyen potencialmente a complicaciones neonatales.
Los problemas neurológicos, el síndrome de dificultad respiratoria, cualquier enfermedad que precise de ayuda ventilatoria, problemas que afecten al corazón, al sistema endocrino y el sistema gastrointestinal también son impedimentos para el recién nacido prematuro. Cualquiera de éstas características puede afectar al tono muscular, al rango de movimiento y las reacciones posturales automáticas. La limitación de la actividad da como resultado un retraso en el desarrollo provocando unas habilidades motoras pobres en el niño, tales como la orientación de la línea media o el control cefálico. Muchos de estos factores pueden provocar a largo plazo que el niño tenga un menor coeficiente intelectual y una mala atención.

Algunas de las complicaciones del niño prematuro son:
– Complicaciones óseas: Son varias, una de ellas puede ser la enfermedad ósea metabólica u osteopenia, que es la disminución de la densidad mineral ósea.
Los signos clásicos de las deformidades óseas, como la displasia epifisaria, se hacen clínicamente evidentes entre los 2 y 4 meses de edad. Además, la frecuencia de fractura puede alcanzar el 70%. El periodo prolongado de hospitalización de los prematuros sin estimulación física puede contribuir a la desmineralización ósea y a cambios en el desarrollo. Las alteraciones en el desarrollo de los huesos producen una reducción en la velocidad del crecimiento y altura y hay una mayor frecuencia de que se produzca escoliosis, curvaturas en los miembros inferiores y deformidades craneales.
– Complicaciones de peso: El agua representa el 80% del peso del recién nacido prematuro. Los riñones no se han desarrollado lo suficiente y no se produce una reabsorción correcta del agua y el sodio. Por tanto, no hay un adecuado equilibrio de la excreción de fósforo y calcio, por lo que las necesidades de hidratarse son altas y se debe aportar un nivel adecuado para no dar una sobrecarga de agua y que esto provoque una patogenia.

– Complicaciones en la temperatura: La termorregulación está afectada por un metabolismo basal bajo con escasa producción de calor, disminución de la reserva grasa corporal, un aumento de la superficie cutánea relativa, incapacidad de temblar y un deficiente control vasomotor. Todo esto conduce a una conducta con mayor tendencia a la hipotermia.
-Complicaciones cardiovaculares: La hipotensión arterial precoz es más común cuanto menor es el peso. Esta hipotensión puede estar relacionada con la incapacidad del sistema nervioso autónomo para mantener un adecuado tono vascular o con otros factores como la hipovolemia, sepsis y/o disfunción cardíaca. La tensión arterial media debe ser igual o superior a la edad gestacional del prematuro como regla general.

¿En qué consiste el masaje infantil y que se consigue?
El masaje infantil consiste en caricias hechas con las manos, leves o moderadas que, a su vez, se puede combinar con cinesiterapia. Con el masaje se optimiza la estimulación sensorial del niño y mejora la funcionalidad y desarrollo del cuerpo.
1) Estimulación del sistema nervioso
* Las conexiones neuronales van aumentando, acelera la mielinización del sistema nervioso cerebral.
* Aumenta el umbral de percepción de estímulos.
* El tacto es el sentido que emplea el recién nacido para recibir información del mundo exterior, de ahí que tienda a coger y agarrarlo todo.
* Favorece la psicomotricidad del niño.
* Aumenta la conciencia de las partes del cuerpo, a través de la aportación visual, táctil y propioceptiva.
* Reduce la hipersensibilidad al tacto.
* Reduce el estrés.
* Promueve un mejor sueño al ayudar a la relajación y liberación de tensiones.
2) Estimulación del sistema respiratorio
* Regula el sistema respiratorio y ayuda en casos de congestión por mucosidad.
* Estimulación del sistema gastrointestinal
* Los masajes pueden contribuir al alivio de las molestias e incomodidades en las situaciones de cólicos y gases.
* Ayuda a madurar el sistema gastrointestinal.
3) Estimulación del sistema circulatorio
* Los movimientos de entrada (vaciado venoso) ayudan al retorno de la sangre al corazón y producen un efecto tonificante, mientras que los de salida (del centro al extremo) producen un efecto relajante y favorecen la oxigenación de las extremidades.
* Ayuda a la circulación sanguínea y linfática.

4) Estimulación del sistema endocrino
* Hay hormonas que se estimulan o inhiben con el masaje: las del estrés, las endorfinas (producen placer, alivian el dolor…), oxitocina, prolactina, catecolaminas, las hormonas del crecimiento…
5) Relajación
* Es contraria, pero complementaria a la estimulación, debiendo haber un equilibrio entre ambas
* En los niños suele haber sobreestimulación, por lo que necesitan relajarse. Con el masaje se aprende a responder a la tensión con relajación.
* Diversos estudios vinculan el estrés y la inseguridad emocional con la disminución de las defensas del organismo, de ahí que la acción relajante del masaje ayude a fortalecer el sistema inmunológico.
* Sobre el sistema muscular, el masaje ayuda a disolver nudos de tensión, en caso de los prematuros el masaje ayuda a aumentar su tolerancia al tacto. Relaja el sistema muscular y a la vez lo estimula.
6) Ganancia de peso
En estudios realizados en los últimos veinte años, los prematuros que recibieron terapia de masaje ganaron un 21-47% más de peso y fueron hospitalizados 3-6 días menos que los lactantes de grupo control. Teniendo en cuenta estos resultados no es de extrañar que la terapia de masaje se practica actualmente en el 38% de UCIN en los Estados Unidos.