fisioterapia respiratoria

Fisioterapia Respiratoria

¿Qué es?

 

Es una especialidad de la fisioterapia que se encarga del tratamiento, prevención y estabilización de las diferentes enfermedades del aparato respiratorio o cualquiera que interfiera en su correcto funcionamiento, con el fin de mantener o mejorar la función respiratoria.

 

fisioterapia respiratoria 1

 

 

healthy.kaiserpermanente.org

La Fisioterapia Respiratoria ayuda al drenaje de secreciones, mejorando la ventilación pulmonar y evitando complicaciones como las atelectasias y las neumonías.

 

Existen técnicas pasivas, que son practicadas por un fisioterapeuta o un familiar adiestrado, y técnicas activas, realizadas por el enfermo sin la ayuda de otra persona, haciendo uso o no de instrumentos mecánicos.

 

fisioterapia respiratoria 2

 

http://otramedicina.imujer.com/4531/fisioterapia-respiratoria-para-bebes

 

El aclaramiento fisiológico de la mucosidad de las vías aéreas incluye el barrido ciliar y la tos. Su fracaso condiciona la acumulación de moco, la obstrucción y el aumento de las resistencias de la vía aérea, el incremento del trabajo respiratorio, la ventilación alveolar defectuosa, el desequilibrio ventilación-perfusión y la mala oxigenación. La acumulación de secreciones favorece su colonización microbiana, la infección y la inflamación, con la consiguiente mayor producción de mucosidad. A largo plazo se produce destrucción de la estructura de los bronquios y bronquiolos con formación de dilataciones (bronquiectasias) en cuyo seno se acumula más fácilmente el exceso de mucosidad.

Las técnicas, tanto si se las realiza el propio paciente como si precisan de un adulto, requieren entrenamiento y supervisión por parte de un médico rehabilitador y fisioterapeuta especializado.

A menudo, la fisioterapia respiratoria se combina con otros tratamientos para facilitar el resultado deseado. Se incluyen la oxigenoterapia con gafas nasales para paliar la desaturación en pacientes con deterioro respiratorio, la nebulización previa con broncodilatadores y la nebulización posterior con corticoides y antimicrobianos.

 

¿Para qué patologías está indicada?

 

En niños y bebés

  • Neumonía
  • Atelectasias
  • Bronquiolitis
  • Enfermedad de Kartagener
  • Bronquitis
  • Fibrosis quística
  • Asma
  • Deformidades torácicas y vertebrales: escoliosis, cifosis, pectum excavatum…
  • Niños con enfermedades neuromusculares o parálisis cerebral
  • Prematuridad
  • Todas aquellas patologías que cursen con aumento de secreciones

 

En adultos y ancianos

  • Bronquiectasias
  • EPOC (enfisema pulmonar o bronquitis crónica)
  • Neumonía
  • Atelectasias
  • Asma
  • Pre y postcirugía toraco-abdominal
  • Trasplante pulmonar
  • Enfermedades neurológicas y neuromusculares: Ictus, lesionados medulares, traumatismo craneoencefálico, esclerosis múltiple, ELA, distrofias musculares…
  • Procesos oncológicos y degenerativos
  • Toda enfermedad que comprometa la función respiratoria

Técnicas empleadas

Drenaje postural

Facilita el drenaje gravitacional con la adopción de diversas posturas que verticalicen las vías aéreas de cada segmento o lóbulo pulmonar. En lactantes los cambios posturales se realizan en el regazo del adulto y en los niños mayores se empleaban mesas oscilantes o almohadas.

 drenaje postural

http://www.fibrosisquistica.org.ar/kinesiologia-del-aparato-respiratorio.htm

Ejercicios de expansión torácica.

Los ejercicios de expansión torácica o inspiración profunda ayudan a movilizar las secreciones y a mantener la flexibilidad de la caja torácica.
Al inspirar, el aire circula por las zonas del pulmón libre de secreciones, pues no encuentra resistencia.
Contener la respiración después de la inspiración profunda favorece la distribución del aire hacia las regiones con secreciones.
En la espiración el aire moviliza las secreciones hacia fuera del pulmón.

¿Cómo se practican?
• relajar la parte superior del tórax.
• inspirar lenta y profundamente hasta llenar los pulmones de aire, tanto como sea posible contener el aire durante 5 segundos.
• espirar suavemente.

 

Control de la respiración, respiración diafragmática.

Es la forma natural de respirar donde el principal músculo es el diafragma. Su estimulación previene el uso exagerado de los músculos accesorios localizados en la parte superior del tórax.
La respiración abdominal favorece la relajación y alivia la sensación de falta de aire.
¿Cómo practicarla?
• sentado, apoyar la palma de la mano suavemente sobre el abdomen.
• relajar la parte superior del tórax y del cuello.
• respirar tranquilamente. Durante la inspiración el abdomen se eleva y durante la espiración se deprime.
El movimiento debe percibirse principalmente en el abdomen y menos en la parte superior del torax.

Vibración torácica.

Se colocan las manos, o las puntas de los dedos, sobre la pared torácica y sin despegarlas del cuerpo se realiza una vibración durante la espiración. Se combina con la compresión y el drenaje postural.

Tos provocada y dirigida.

El despegamiento de la mucosidad de la pared desencadena habitualmente la tos. En su defecto, puede provocarse la tos aplicando una suave presión sobre la tráquea en el hueco supraesternal al final de la inspiración. La tos produce la expectoración de la mucosidad por la boca o su deglución.

 Técnica de espiración forzada.

La técnica de espiración forzada o huff ayuda a movilizar las secreciones desde las vías aéreas más pequeñas hacia las más grandes, para que puedan ser eliminadas del pulmón con facilidad.

En posición sentado:
• realizar una inspiración lenta y suave.
• espirar con fuerza, contrayendo los músculos abdominales y manteniendo la boca bien abierta.
La maniobra es enérgica pero no violenta. La espiración no debe vaciar completamente los pulmones, ya que puede provocar tos irritativa. Se deben realizar 2 huffs y luego descansar con respiración abdominal.
• cuando las secreciones se perciben en la vía aérea alta, se debe realizar una inspiración profunda para ejecutar la maniobra.

Requiere de la comprensión del paciente y por tanto sólo es aplicable a niños mayores de 4 años.

Ciclo activo de la respiración

El ciclo activo de la respiración es una técnica efectiva que estimula la independencia del paciente. Los niños entre los 3 y 4 años pueden aprender el “huff” a través del juego. Se requiere la supervisión al menos hasta la adolescencia.

La técnica tiene 3 fases:

1- Respiración diafragmática o abdominal
2- Ejercicios de expansión torácica
3- Técnica de espiración forzada (huff o soplos)

Drenaje autógeno

Consiste en una serie de ciclos respiratorios controlados que constan de una inspiración lenta, una pausa manteniendo el aire durante 3 segundos y luego una espiración rápida. Debe mantenerse la boca y la garganta abiertas para no interrumpir el paso del aire.
Esta técnica necesita mucha concentración y relajación para aprenderla en forma adecuada.
No se utiliza en niños menores de 12 años o durante los episodios de exacerbación.

 Flutter

 Es un dispositivo con forma de pipa que durante la espiración se crea un efecto de vibración en la vía aérea que promueve la expectoración. La frecuencia de las vibraciones depende del ángulo en el cual es sostenido el flutter y el paciente debe encontrar la posición en la que se logra la mayor vibración. El paciente se sienta cómodamente, realiza una inspiración profunda, una apnea de 2-3 s y una espiración a través de flutter.

flutter

http://www.beijosalgado.com.br/FibroseCistica/Tratamento

 

Presión positiva espiratoria (PEP)

 

La Presión Espiratoria Positiva se logra a través de una máscara que ofrece resistencia durante la espiración, manteniendo abierta la pequeña vía aérea y movilizando las secreciones que allí se encuentran.
Uno de los beneficios es que se realiza en la posición sentada y es útil cuando el espacio es limitado, por ejemplo, en la escuela, el trabajo o mientras estamos de viaje.

El tratamiento consiste en respirar a través de la máscara con diferentes resistencias. Se realizan entre 10 y 15 respiraciones, luego se retira la máscara y se realiza la técnica de la espiración forzada (huff y respiración abdominal) para lograr la expectoración de las secreciones movilizadas.

 

Compresión torácica de alta frecuencia con chaquetilla hinchable

Un generador inyecta y aspira pequeños volúmenes de aire a frecuencias de 5-22 Hz a una chaquetilla neumática que cubre el tronco del paciente generando un movimiento vibratorio y oscilante. El elevado coste del equipo y su complejidad limitan su uso.

 

 

Bibliografía

 

–               http://www.apcontinuada.com/es/fisioterapia-respiratoria-indicaciones-tecnica/articulo/80000084/-

–               http://www.fibrosisquistica.org.ar/

–               http://www.fisiorespiracion.es/indicaciones.htm