debo dormir con almohada

¿Debo dormir con almohada?

¿Debo dormir con almohada?
La respuesta es sí, durante nuestras horas de descanso necesitamos un soporte pasivo que de estabilidad a nuestra zona craneal, cervical y dorsal superior.

¿Te despiertas por las mañanas con dolor de cuello o de espalda?
Tu almohada puede tener la culpa. Seguro que en alguna ocasión te habrás preguntado si estás utilizando la almohada adecuada o por el contrario no se ajusta a tus necesidades.
Dejemos claro que en la mayor parte de los casos el dolor de cuello y/o espalda no es el resultado directo de una mala elección de almohada pero si que puede repercutirnos o agravar nuestros síntomas, ya que pasamos una media de 8 horas descansando sobre ella. Una buena almohada puede ayudarnos a descansar y al mismo tiempo a prevenir o aliviar algunos dolores de cuello y espalda.

imb0900122

¿Cómo elegir almohada?
El objetivo de la almohada es mantener recta la columna vertebral rellenando la curvatura del cuello y así, relajar la musculatura de éste. En primer lugar, debe mantener la columna vertebral en una alineación natural, como cuando estamos de pie. Si la altura de la almohada es demasiado alta cuando se duerme de lado o boca abajo, se aumentará la tensión muscular en la zona posterior del cuello y hombros. Si la almohada es muy baja también pueden aparecer tensiones musculares en el cuello, ya que no nos aporta una posición estable. Basado en las mediciones de nuestro cuerpo, la almohada debe mantener una altura de 10 a 15 cm, de manera que soporte adecuadamente la cabeza y el cuello.
No te van a faltar consejos de todo tipo a cerca de cómo elegir tu almohada. Puedes ayudarte de estas recomendaciones y de la información que te puedan aportar los diferentes profesionales pero ante todo, necesitas una almohada que se adapte a tí, sobre la que te sientas cómodo y que no fuerce tu postura de descanso natural.
Por otro lado, lo primero que debemos tener en cuenta a la hora de comprar una almohada es la postura en la que dormimos.
Boca arriba:
Almohada de grosor y firmeza intermedios, que permitan la curva natural del cuello. Si la almohada fuera demasiado alta o baja nos levantaremos con dolor y rigidez de cuello.
De lado:
La almohada debe permitir que la cabeza quede alineada con el resto de la espalda. Las orejas quedan a la misma altura de los hombros.
Boca abajo:
No es una postura recomendable, y si puedes evitarla sería mejor para todo tu espalda en general. En este caso, la almohada debería ser firme y no muy alta.

dvs081355
Algunos consejos y cuidados para la almohada
Debes cerciorarte de que tu almohada es hipoalergénica y tiene un tratamiento específico para el control de los ácaros.
Es recomendable elegir una funda de almohada transpirable.
Con el tiempo las almohadas pueden perder firmeza, por lo que se recomienda cambiar de almohada cada 5 años aproximadamente.
Si duermes en pareja, se recomienda que cada uno tenga su propia almohada.
¿Y que es mejor, una almohada dura o una almohada blanda?
Lo cierto es que como en el caso de los colchones, es una pregunta sin respuesta, todo depende nuevamente de la persona, siempre y cuando sea de buena calidad y se adapte a la curva fisiológica del cuello.

wse317006

Ahora bien, no todos nuestros problemas se pueden asociar directamente a la almohada ni a nuestra posición al dormir. Necesitamos ser conscientes de nuestros, en muchos casos, malos hábitos posturales en la vida cotidiana, en especial en el trabajo y sin olvidar el sedentarismo y el uso máxivo en estos últimos años de ordenadores, tabletas, móviles que favorecen una excesiva flexión de cuello, que puede desencadenar en dolor, rigidez y distintos síndromes degenerativos