Bruxismo

El bruxismo es una patología que consiste en apretar o rechinar los dientes. Aunque puede suceder en cualquier momento del día, suele producirse por la noche. Es un problema bastante habitual y se hace de forma involuntaria e inconsciente. Uno de los principales problemas que encontramos en personas con bruxismo es un desgaste de las piezas dentales debido a la compresión o cizallamiento de los dientes superiores sobre los inferiores.

La causa principal es el estrés, aunque malos hábitos en la dieta o trastornos en el sueño también pueden asociarse a esta patología.

Además del mencionado desgaste en los dientes encontramos síntomas como:
– Dolor de cabeza.
– Alteración de la biomecánica de la articulación temporomandibular.
– Cansancio o sobrecarga en la musculatura de la mandíbula y musculatura cervical.
– Zumbido en los oídos.
– Vértigo.
– Sensibilidad dental.

Para su tratamiento existen muchas alternativas:
– La fisioterapia va a ayudar a la hora de relajar la musculatura implicada, así como dar movilidad a las estructuras lesionadas para mejorar la sintomatología del paciente.
– Ejercicios encaminados a bajar el nivel de estrés tales como la meditación o la relajación.
– Ejercicios de autotratamiento domiciliarios.
– Corregir hábitos de vida tales como la dieta, respetar el descanso, no abusar de comer chicles ni alimentos duros o no morderse las uñas, por ejemplo.
– Usar una férula de descarga por la noche para evitar que apretemos o rechinemos los dientes.