bebellorando

Bronquiolitis

Definición

La bronquiolitis es la patología respiratoria más frecuente en el lactante, afectando a 1 de cada 4 al año. Se trata de una una infección aguda de las vías respiratorias inferiores provocada por algún virus, el más frecuente es el denominado Virus Respiratorio Sincitial, conocido comúnmente por sus siglas VRS. Afecta especialmente hasta los 2 años de edad (con un pico entre los 2 y 10 meses )y se da más frecuentemente en las epidemias invernales (de Octubre a Marzo).
Suele comenzar con un catarro nasal con tos seca, algo de fiebre y nariz taponada que evoluciona hacia las vias intratorácicas provocando infección en los bronquios y obstrucción debido al propio edema, al broncoespasmo y los tapones de moco.

pulmones,traquea y bronquios

pulmones,traquea y bronquios

Síntomas

Suelen ser muy llamativos e impresionan pero la bronquiolitis es una enfermedad benigna en la mayoría de los casos y suele solucionarse en unos 3 a 5 días. Los síntomas más frecuentes (aunque no tienen por qué aparecer todos ) son:

– Tos seca al principio, más común por la noche.
– Suelen tener pérdida de apetito, vómitos y estar más cansados.
– Dificultad para respirar (se le marcan las costillas y el abdomen se mueve mucho).
– Fiebre que normalmente no supera los 38,5
– Respiración ruidosa, con sibilancias (hacer un sonido como un silbido al respirar) o un sonido más grave o de burbujeo (roncus o estertores ).
– Taquipnea o aumento de la frecuencia respiratoria por encima de los valores normales.
– Cianosis o coloración azulada de la piel y de las mucosas que se produce a causa de una oxigenación deficiente de la sangre.
– Puede haber otitis asociada.

La complicación más frecuente y grave de la bronquiolitis es la aparición de atelectasia (colapso de una parte del pulmón).

Tratamiento

La mayoría de las veces el pediatra recomienda reposo y lavados nasales con suero fisiológico. Otras medidas importantes pueden ser mantener una buena hidratación, hacer comidas más ligeras y más frecuentes y se recomienda en fase inflamatoria reducir o eliminar la lactosa y el gluten, ya que provocaría más moco.

En ocasiones el pediatra prescribirá aerosolterapia broncodilatadora y antibióticos, éstos últimos sólo si apareciera una infección bacteriana secundaria.

Es recomendable así mismo la fisioterapia respiratoria para ayudar a movilizar las secreciones espesas y adheridas y favorecer su expectoración ya que los lactantes y niños pequeños no saben expulsar ese moco por sí solos.