is216051

Neuroma de Morton

Introducción

Nuestro pie, en su parte delantera, tiene una serie de huesos alargados llamados metatarsos (justo antes de los dedos). Entre cada uno de estos huesos, discurren nervios encargados de dar sensibilidad y motricidad al pie. Cuando alguno de estos nervios es sometido a presión de forma continua, se puede producir una inflamación o fibrosis. 

Esta misma inflamación produce a su vez un aumento de presión en la zona, produciendo una inflamación aun mayor, lo que se convierte en un círculo vicioso, que da dolor y pérdida de sensibilidad en los dedos del pie. 

 

Anatomía del Antepie

Diagnóstico

El médico puede diagnosticar el Neuroma de Morton a través de la entrevista y el examen del pie. Puede mandarte a realizar una radiografía para así poder descartar posibles problemas óseos pero, el diagnóstico definitivo será con una resonancia magnética.

¿Como se produce?

La causa principal es el roce del nervio con el metatarso, que produce la inflamación, por lo que cabe esperar que todo aquello que comprima la zona puede hacer que esta afección aparezca: zapatos apretados, tacones, marcha de puntillas o deportes de salto continuado pueden ocasionar su aparición. 

Al mismo tiempo, si ya tenemos otras patologías asociadas al pie, pueden provocar la aparición del neuroma: pie plano, juanete, dedos en martillo…

Tratamiento Fisioterapéutico del neuroma de Morton

  • Cambio de hábitos: Cambiar de calzado, eliminar tacones y punteras estrechas.

  • Reposo: La mejor manera de eliminar la inflamación del nervio es no seguir presionándolo, así que lo mejor que se puede hacer es descansar el pie. 
  • Frío: Se coloca hielo cubierto por un trapo durante 5-10 minutos en la zona de dolor. Otra alternativa es hacer rodar con el pie, por toda la planta, una botella de agua pequeña llena de agua congelada, de esta manera estaremos enfriando y masajeando la zona de manera simultánea.
  • Plantillas de descargas para el antepié: Pueden ser de gran ayuda a la hora de mejorar los síntomas de esta patología, ya que estamos eliminando parte de ese roce que perpetúa la inflamación.
  • Movilización del tarso: Se lleva a cabo agarrando los dedos índice y pulgar el primer y segundo metatarso (justo en la base de los dedos) y se movilíza 5 veces de manera que se lleve uno hacia arriba y otro hacia abajo. Acto seguido, se agarra el segundo y tercer metatarso, realizando lo mismo con los restantes. Al movilizar estos huesos, estaremos liberando la zona de posibles fibrosis.
  • Masaje: Se masajea toda la zona dorsal y plantar del antepié para relajar la musculatura periférica que pueda estar oprimiendo al nervio.