ptg03721080

¿Dolor de cabeza? Podría ser la ATM

Uno de los problemas más comunes dentro de las afectaciones de la articulación temporomandibular es el bruxismo, llegando a padecerla el 70% de la población alguna vez en su vida.

Consiste en una elevada actividad de los músculos masticadores, especialmente el músculo masetero y el pterigoideo interno. La causa de esta actividad anormal suele estar asociado con cuadros de ansiedad y estrés, pero también está altamente relacionado con el uso de antidepresivos y ansiolíticos.

El bruxismo puede darse de día o de noche, y puede consistir en un apretamiento de dientes inconsciente que puede incluir o no el típico rechinar de dientes.

Es importante tratarlo lo más precozmente en un trabajo interdisciplinar entre el dentista y el fisioterapeuta para paliar sus efectos, y el psicólogo en los cuadros de ansiedad y estrés. Ya que el bruxismo de forma continuada produce daños dentales importantes, problemas articulares dentro de la articulación temporomandibular (ATM) y también está asociado comúnmente a dolores de cabeza y dolor en los dientes, cuando sufrimos de dolor de muelas es importante diagnosticar si existe realmente caries o alguna enfermedad dentaria.

El tratamiento del bruxismo consiste principalmente en una férula de descarga para proteger las piezas dentales. En estos casos se produce en ocasiones una relajación de los músculos durante un periodo de tiempo que suele ser limitado, por lo que es importante combinarlo con fisioterapia para alargar su efecto.

Dentro de la fisioterapia, las formas de abarcar el bruxismo son varias y los estudios evidencian que es el tratamiento más eficaz para combatirlo.

Consiste en:

  • Relajación de la musculatura maseterina y temporal. El abordaje puede ser tanto por fuera de la boca, como por dentro de la boca.
  • Inactivación de puntos gatillos de la musculatura maseterina y temporal, normalmente activos y que dan dolor referido a la cabeza y a los dientes.
  • Punción de la musculatura maseterina y temporal. A través de la punción seca se consiguen muy buenos efectos sobre el bruxismo siendo uno de los tratamientos de elección, siempre y cuando el paciente no presente miedo a la aguja.
  • Acupuntura. Con la acupuntura se puede lograr un reequilibrio de la función, especialmente cuando está ligada a cuadros de estrés y ansiedad.

Relajación de la musculatura suboccipital, íntimamente relacionada a la musculatura de la cara al compartir inervación.

Movilización y manipulación de la columna cervical. Debido a que la pérdida de movilidad por parte de la columna cervical afecta en el correcto funcionamiento de la musculatura de la ATM.

Reeducación postural. Para integrar todos los tratamientos, mejorar el estado general de la persona y mantenerlo en el tiempo preventivamente.

Por último, los últimos estudios hablan de la influencia de la nutrición sobre los problemas crónicos como puede ser el bruxismo, por lo que se recomienda llevar una dieta mediterránea rica en fruta, verdura y pescado, sin olvidarse de beber dos litros de agua al dia.